emocion

La invasión de las mumpreneurs: mamás emprendedoras

Después de ser madres, cada vez más mujeres se animan a emprender. ¿Qué las motiva y cuáles son las principales retos a la hora de emprender mientras son mamás?

Aunque hoy en día emprender no es una tarea fácil, empezar un negocio propio es un camino de crecimiento y satisfacción personal que cada vez eligen más mujeres. En ese sentido, para muchas de nosotras, emprender puede ser la mejor oportunidad de conciliar: dar un paso hacia adelante profesionalmente sin renunciar a la crianza de nuestros hijxs.

Según un informe de 2017 del Global Entrepreneurship Monitor (GEM), más de la mitad de los emprendedores que inician nuevos proyectos son mujeres con edades entre los 25 a los 49 años.

“El rol materno prepara a las mujeres en muchas habilidades y actitudes necesarias para emprender”, afirma Silvia de Torres Carbonell, profesora de IAE Business School. En ese sentido enumera: “Capacidad para manejar varios asuntos a la vez, disposición al diálogo y la escucha, habilidades de comunicación, liderazgo y construcción de redes, son algunas características que comparten madres y emprendedoras”.

FACTORES INFLUYENTES EN EL EMPRENDIMIENTO FEMENINO
Las mujeres muchas veces no pueden emprender por: falta de acceso a financiación, débiles redes de contactos, escasas oportunidades, y por la presencia de barreras legales que dificultan la instalación de un negocio.

“A su vez, la evidencia internacional ha identificado la existencia de normas culturales, convenciones sociales y estereotipos sobre el rol de la mujer, y otras de carácter personal como la aversión al riesgo que limitan la intención de emprender”. Este miedo puede suponer un freno para muchas mujeres a la hora de empezar una nueva empresa: “La falta de autopercepción como emprendedoras, el temor a visibilizarse, pedir ayuda, y fundamentalmente la falta de modelos inspiradores para seguir”.

Pero, pese a estas trabas, los números demuestran que el fenómeno emprendedor entre las mujeres continúa en crecimiento. ¿La clave? La pasión, la autoconfianza y la capacidad de resiliencia que las mujeres demuestran tener día a día.

CLAVES PARA SER UNA MADRE EMPRENDEDORA
Hay una realidad que no podemos evitar: los tiempos que una madre tiene para dedicarle a un negocio son menores que los que puede tener una mujer que emprende y que aún no ha comenzado a formar su propia familia. Sin embargo, hacer tu camino en el mundo de las nuevas empresas es más que posible.

Comienza paso a paso -pero de manera firme- y verás cómo tu proyecto empieza a coger forma. Algunas claves para esos primeros pasos:

  • Establece una rutina diaria.
    No importa que sea media hora o una hora, pero debes ponerte todos los días a dar los primeros pasos. Busca, busca, busca, Google es tu mejor amigo. Investiga a la competencia, otras marcas que hagan algo similar a lo que tú quieres lanzar, cómo funciona ese negocio en tu país, etc.
  • Define tu público objetivo.
    Saber quiénes podrían ser tus clientes potenciales, te será de mucha utilidad para entender a quién te diriges, cómo vas a comunicarte con ellos, qué lenguaje y herramientas usar para llegar mejor a ellos…
  • Monta un plan de negocios.
    Ese plan va a ser la hoja de ruta que marcará el camino y esto siempre se irá renovando a medida que el proyecto se convierta en un negocio y crezca. Planifica con el calendario delante, cuántas horas podrías dedicarle, investiga proveedores, averigua los precios de tu competencia y diferénciate.
  • Busca un producto único.
    Lo más atractivo para ofrecer son aquellos productos y servicios que tienen un valor agregado para el cliente. Puede ser un detalle en el packaging, puede ser la originalidad del producto o puede ser que ofrezcas algo que es difícil de conseguir en tu país.
  • Crea tu identidad de marca.
    A la vez que estableces cuánto tiempo y presupuesto puedes invertir en tu proyecto, también puedes avanzar en la creación de tu marca, el alma de tu producto. Después tendrás que diseñar tu logo, o trabajar con diseñadores que te ayuden a marcar tu estilo de marca: colores, tipografías, fotos, web… cada uno de estos elementos serán esenciales para formar la imagen de lo que quieres comunicar.
  • Abre un perfil en redes.
    Es importante que crees páginas de empresa en facebook, instagram, linkedin, etc, para poder vender tus productos o servicios y generar una comunidad de seguidores.

Gabriela Ovando es creadora de contenido especializado en LifeStyle y Moda. Adora las redes sociales y el diseño gráfico. En redes: @mimetes.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar el servicio y mostrarte publicidad personalizadas basada en tu navegación. Si continúas navegando, aceptarás su uso. Más info o cambio de configuración aquí.

x