emocion

Las 6 claves para sobrevivir a unas vacaciones en pareja

Es una realidad, las parejas se rompen más cuando acaban sus vacaciones. Ahondamos en este problema y te contamos las claves para superarlo.

Seguro que has oído hablar de que las parejas suelen romperse después de las vacaciones. No es un falsa creencia, se trata de una realidad y es que la mayoría de las separaciones se producen tras las vacaciones. Desde Soy Mujer no queremos que esto te pase, por eso, y con ayuda de algunas expertas, os contamos las claves para sobrevivir a unas vacaciones. ¡Toma nota!

Preparar unas vacaciones puede llegar a ser una auténtica odisea. Ponerse de acuerdo con tu pareja, contentar a todos y todas, estar con tus amigas, estar con sus amigos, la familia, preparar las maletas, ocuparse de los niños (sí los tienes)…¿se te están quitando las ganas? Piensa en la playa y expira. Muchas parejas deciden poner punto y final a su relación tras las vacaciones ¿Por qué? Te contamos las razones después de consultar a unas expertas.

“Lejos de ser un mito, las vacaciones son un momento serio para la vida en pareja. Y sí hay estadísticas que nos dicen que en esta época suceden más separaciones y divorcios que el resto del año “, responde Elena Requena, sexóloga y asesora de pareja. Así es, según Requena, para muchas parejas el tiempo de vacaciones es el periodo en el que por fin disfrutan de una temporada juntas, y en muchas ocasiones, sienten que no se aguantan y todo salta por los aire.

“Estar más tiempo juntos hace patentes y saca a la luz los defectos de cada uno y las carencias que puede tener una relación», comenta Amparo Calandín, la mejor psicóloga de España según Doctoralia Awards. Por eso, es necesario que la pareja hable y busque soluciones antes de cuestionarse la relación.

Es necesario que dejemos de idealizar las vacaciones, es normal que surjan ciertas tensiones debido al ritmo de vida frenética que llevamos durante todo el año. Esa parada en seco puede alterar nuestra psique, ritmo circadiano y a veces, inexplicablemente, echamos en falta esa locura de vida que llevamos.

Las parejas sin hijos no se libran 

Las parejas sin ataduras también padecen problemas durante sus vacaciones, incluso diríamos que con mayor intensidad porque no conviven y se enfrentan a esa situación. “Mi experiencia me dice que se da en todo tipo de parejas. 

Cuando hay hijos de por medio todo es más tenso, porque suele haber más cosas que organizar, tomar decisiones respecto a ellos… Pero estos problemas también los vemos en parejas que no los tienen. Es el periodo vacacional en sí el que genera esta tensión “, comenta la psicóloga Elena.

 

¿Por qué surgen los problemas en vacaciones?

Vamos a desentrañar las causas de esta situación tan frecuente y sobre todo queremos encontrar las soluciones (sí existen):

1. Primer rescoldo: decidir las vacaciones

 El momento en el que decidimos las vacaciones es un momento crucial. Por eso os recomendamos dialogar e intentar contentar a cada una de las partes de la pareja. También es importante que organicéis y no dejéis las cosas al libre albedrio para evitar tensiones. Como con todo, es esencial que os sentéis y que estéis de acuerdo con esa planificación.

 

2. El reparto de las tareas del día a día

En muchas ocasiones, las tareas cotidianas de la casa las sigue realizando la mujer, trabaje o no trabaje, y sí en el contexto de las vacaciones esto se repite puede resultar un problema ya que hemos cambiado de escenario. No es justo para nadie, porque las vacaciones son para todos, por eso se debe de hablar y establecer un reparto justo para todos ¡Equidad!

 

3. El cuidado de los hijos y del otro

Es imprescindible hacer equipo. Los hijos generan tensión y necesitan que les dediques muchas horas del día. Por eso, y nuevamente es necesaria la comunicación y repartir equitativamente esta tarea, que no esté soportado especialmente por uno de los miembros. Y no nos olvidemos de una de las cosas más importantes: cuida a la pareja, hay que dedicar tiempo al otro y hacerle feliz.

 

4. La familia política, otro de los elementos desestabilizadores

No tienes por que tener una mala la relación con tu familia política, aguantar a la suegra durante tus ansiadas vacaciones puede resultar un fastidio y generar roces con tu pareja. Por eso, debes de estrechar lazos con tu pareja y expresar como te sientes. Intenta tener tu espacio a pesar de estar con su familia e intenta ser tolerante, a veces hay que ceder pero sobre todo, no seas tu siempre la que ceda, ¡a partes iguales siempre!

 

5. Tenéis gustos y aficiones diferentes

Estáis en Menorca, un lugar paradisíaco para disfrutar de vuestro tiempo y la pareja. A tí te apetece estar todo el día en la playa pero tu chico quiere hacer escalada en un rocódromo y ¡saltan las chispas! Pero algo se podrá hacer. Diálogar e intentar que todos estéis conformes, tenéis 8 días para disfrutar de la isla y hacer todas aquellas actividades que os gusten a los dos. ¿Has probado en hacer algo que le ilusiona a tu pareja? Quizás te vuelven una loca de la escalada. ¡déjate llevar!

 

6. Practicar la comunicación

Lo repetimos hasta la saciedad, la clave está siempre en la comunicación de pareja. Sí tenemos algún problema, nos ha molestado algo de él/ella, o ha habido algún malentendido…¡háblalo! Sí no se habla, la bola puede hacerse muy grande, y que una relación ideal se convierta en un auténtico infierno.

 

Soy Estefanía González, periodista y Community manager. Adoro la comunicación digital, ya que ha transformado la forma en que accedemos a la información y nos relacionamos. Estoy siempre en alerta para conocer las novedades en redes sociales. Sígueme en @estefigonzalezcom

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar el servicio y mostrarte publicidad personalizadas basada en tu navegación. Si continúas navegando, aceptarás su uso. Más info o cambio de configuración aquí.

x